Gestión Extrajudicial

"REQUERIMIENTO DE PAGO"

 

“Gestionamos sus envíos de notificación fehaciente”

El requerimiento de pago es una comunicación dirigida por el acreedor al deudor moroso, que debe hacerse de forma fehaciente, para requerir el pago de la cantidad que nos adeuda por vía judicial.

El requerimiento de pago puede utilizarse para la reclamación de cualquier tipo de deuda, independientemente de que conste o no acreditada documentalmente o de su cuantía.

Este requerimiento, para que resulte válido y eficaz debe tener unas determinadas características y cumplir unos determinados requisitos, tanto en su contenido como a la hora de su remisión al deudor.

 
 

CONCILIACIÓN

 

“Tramitamos su Papeleta de Conciliación”

Una vía para reclamar de forma extrajudicial una deuda es la Conciliación. Ésta se puede definir como un medio de solución extrajudicial de los conflictos; y cuenta ya con larga tradición en nuestro ordenamiento jurídico.

La Conciliación consiste básicamente en promover la realización de un intento de acuerdo entre las partes, acreedor y deudor, que permita poner fin al conflicto que existe; que no es otro que la reclamación de pago por el acreedor.

Este intento de acuerdo, a pesar de ser un modo extrajudicial de resolución de conflictos, se realiza ante los Jueces de Primera Instancia, o de Paz.

 
 

ARBITRAJE

 

“Redactamos su convenio arbitral“

El arbitraje es otro medio de solución extrajudicial de los controversias; en el cual una persona, denominada árbitro (que es un tercero ajenos a ambas partes) dictamina una resolución llamada “Laudo Arbitral”, por el cual se resuelve definitivamente la controversia que las partes acuerdan someter a su conocimiento.

A diferencia de la Conciliación el Arbitraje exige, con carácter previo a que surja el conflicto entre las partes, que éstas acuerden y decidan, voluntariamente y de común acuerdo, someterse al Arbitraje. Por lo cual una vez dictaminada la resolución las partes han de acatar y cumplir dicho Laudo Arbitral.

Se trata de un procedimiento menos costoso y más rápido que el judicial, lo que supone dos ventajas significativas con respecto a la iniciación de cualquier pleito.

El laudo, si no es cumplido voluntariamente, podrá ejecutarse a través del procedimiento de ejecución de sentencias previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil; y de conformidad con lo establecido en el Art. 44 de la Ley de Arbitraje.

 
 
 
 
 

GRUPO CMS



Servicios para Iberoamerica